In Blog, Comunidades, Conserjes

El conserje es una figura destacada en las comunidades de vecinos, ya que realiza labores muy importantes. Las principales funciones de un conserje o recepcionista están relacionadas con el control y atención del edificio y sus habitantes. 

Se encarga y tiene a su cargo el cuidado y custodia del inmueble, velando para que las zonas comunes estén en buen estado, recepcionar visitas, mensajería, entrega paquetes, correos, control de llaves, abrir y cerrar puertas, avisar en caso de averías, hacer pequeñas reparaciones, etc. 

Contratar un conserje para la comunidad de vecinos siempre es una buena opción, porque además de gestionar el buen funcionamiento de la finca, también puede hacerse cargo de algunas tareas de mantenimiento y resolver averías algunas averías. Y  por supuesto, contribuyen de forma muy importante a la seguridad  del  edificio frente a las tentativas de robo: la presencia de un conserje en una comunidad de vecinos es muy disuasoria para los ladrones.

Desde Sentry Serveis, con más  de 30 años de experiencia en el sector de seguridad, logística, y limpieza en Cataluña, cubrimos el servicio  de conserjes para comunidades de  vecinos con todas las  garantías y ventajas  que se pueden desear. Vamos  a repasar  la importancia de las  funciones de los profesionales de la consejería.

 

 

 

La diferencia entre tener conserje y no contar con este servicio

 

Uno de los principales cometidos del conserje en una comunidad es que se encarga del control y conocimiento de las personas que acceden al inmueble. Los conserjes conocen a las personas que acuden a la  finca,  y esto les permite controlar los accesos de forma efectiva. Además de posibles cámaras de seguridad o controles de acceso a la finca, si hay una persona encargada de la apertura y cierre de puertas, el control de accesos o de las visitas y mensajería, la comunidad gana en tranquilidad de forma considerable. No olvidemos que la seguridad en los domicilios es una de las principales preocupaciones en nuestros días.

El conserje, al ocuparse de  recepcionar a quien llega al inmueble, también supone la primera toma de contacto de las visitas. Esto  implica que la educación,  el respeto y la disponibilidad para atender o ayudar,  son características que debe tener un buen o conserje. En algunas comunidades de vecinos, puede requerirse un conserje que hable  varios idiomas, lo cual puede solicitarse a la empresa de servicios que proporcione a este profesional.

El conserje también se encarga de la realización de todas las tareas derivadas del  acceso a una comunidad de vecinos:

 

  • Verificar las visitas 
  • Atender a empresas de mantenimiento y limpieza
  • Controlar posibles averías o contratiempos que puedan surgir y avisar a quien corresponda para poner solución.
  • Abrir y cerrar puertas o estancias
  • Custodiar llaves
  • Recepcionar correo y paquetes
  • Armar y desarmar alarmas
  • Realizar pequeñas funciones de mantenimiento como comprobación de iluminación y sustitución de bombillas fundidas
  • En algunos casos, colaborar en pequeñas tareas de limpieza o sacar las bolsas de basura.

La figura de un conserje contribuye a que las personas que acuden a la comunidad de vecinos, tanto si son propietarios como si van de visita, se sientan bien atendidas. Un conserje también contribuye a la  buena imagen de la finca donde presta servicio, y la diferencia respecto a los inmuebles que carecen de este servicio, es notable.  

En Sentry Serveis, especialistas en la externalización de servicios de conserjes en Cataluña,  nos encargamos de encontrar el mejor profesional para su comunidad de vecinos. Para ello, estudiamos las necesidades reales de la finca, y buscamos el perfil que mejor se adapte a través de una selección minuciosa y personalizada. Igualmente garantizamos cubrir el servicio los 365 días del año: porque  no hay imprevisto que sea impedimento para que siempre haya un buen conserje allí donde se le necesita.

Recommended Posts

Leave a Comment