In Blog, Comunidades, Conserjes

El conserje es la figura principal de acceso en lo que a seguridad de edificios se refiere. Muchas de las funciones de los conserjes están relacionadas con tareas de vigilancia. Controlar las personas que entran al edificio, registrar las visitas y operar con cámaras de seguridad son solo algunas de ellas. Puede parecer que la profesión de conserje esté un poco anticuada y que sea una profesión del pasado, pero para nada es así. De hecho lo ideal es poder complementar la figura del conserje con las nuevas tecnologías, de esta manera conseguiremos tener un equipo completo e infalible.


Hay edificios que normalmente, cuentan con diferentes zonas comunes, por este motivo es muy importante llevar un control de las personas que acceden a dichas zonas. De lo contrario se puede colar gente ajena a la propiedad y causar problemas. Cuando se necesita pasar por una puerta general para poder acceder a las diferentes viviendas o portales, la mejor opción es contratar con un conserje.


En Sentry Serveis ponemos a su disposición un equipo profesional con formación y motivado, que posee un gran sentido de la responsabilidad. Nuestro equipo de conserjes es capaz de implicarse con el buen funcionamiento de su comunidad de propietarios. Para nosotros un conserje sigue siendo una profesión esencial, puesto que son numerosas las ventajas que ofrecen. Matizando especialmente, la profesionalidad en el trato y el excelente mantenimiento de las zonas comunes. Disponer de un conserje profesional eximirá de muchas obligaciones tanto a presidente como a propietarios asegurando la realización de todas las tareas encomendadas.


¿Se conocen realmente cuáles son las funciones de un conserje…?
¿Es lo mismo un conserje que un portero…? 


Estas dos preguntas se las hace mucha gente simplemente por desconocimiento o falta de información. Desde Sentry Serveis damos respuesta a estas preguntas.

 

 

 

Funciones más relevantes de un conserje

Entre las competencias más importantes que desarrolla se encuentran las siguientes.

  • Es la persona responsable de las llaves de los espacios que pertenecen a las zonas comunes. Además, se le puede facilitar una copia de la llave de la vivienda en caso de vivir solo. Es una buena opción preventiva para evitar tener que llamar a un cerrajero si nos olvidamos las llaves un día.
  • Apertura y cierre de los portales y accesos.
  • Vigilancia de quien entra y sale del edificio.
  • Soporte y ayuda a todos aquellos que no encuentren el piso u oficina que están buscando.
  • Entre sus labores se encuentran la de limpieza de algunas zonas comunes del edificio como ascensores, escaleras, pasillos… asegurándose que queden en perfecto estado.
  • Se encarga de repartir la correspondencia entre los inquilinos, evitando así la publicidad molesta y añadiendo un plus de comodidad. No obstante, si el vecino desea recoger él mismo las cartas, nada más tiene que avisar al conserje.
  • Es el encargado de encender, apagar o programar las luces y la calefacción, según esté establecido en la comunidad. Esta fijará fechas y horas en las que las luces de la comunidad o la calefacción del edificio, esté encendida.
  • En caso de avería en el edificio, es la persona encargada de avisar al servicio técnico para que vengan a revisar la incidencia.
  • Si está establecido en los estatutos el conserje se ocupará del mantenimiento de las zonas ajardinadas del edificio. Esto no suele ocurrir, ya que las comunidades cuentan con un jardinero aparte.
  • Sacará los contenedores de basura de la comunidad a la calle para que sean recogidos por el camión correspondiente.

 

Qué diferencia hay entre un conserje y un portero

Cuando se habla de porteros y conserjes es habitual creer que se está hablando de la misma profesión, pero  esto no es así. Es importante diferenciar un conserje de un portero, aunque tienen funciones muy similares, sus condiciones laborales son totalmente distintas. 

  • Un portero se encarga de vigilar la entrada y la salida de todas las personas que acceden a una edificación de propietarios. Viven en el mismo edificio donde trabajan, concretamente, en alguna vivienda que sea propiedad de la comunidad. El portero tiene una gran implicación para resolver diferentes problemas que pueden comprometer la calidad de la comunidad de vecinos, como problemas de fontanería o apagones…
  • Un conserje se encarga del mantenimiento y de la seguridad del edificio y de todos los puntos que tratados en el apartado anterior. Permanecen en el puesto de trabajo, pero únicamente durante el horario pactado, por lo que no viven en el edificio donde trabajan. No tienen obligación alguna de asistir emergencias fuera de su horario laboral.

Como se puede apreciar la diferencia fundamental es que el conserje no tiene vivienda en la comunidad, terminada su jornada laboral se marcha a casa. En el caso del portero, dispone de vivienda en el edifico donde trabaja. Cada uno cuenta con su propio contrato laboral negociado con la comunidad y sus responsabilidades se adaptan a las circunstancias de cada servicio. 

En Sentry Serveis contamos con los mejores profesionales, garantizado así un servicio de calidad. Si su comunidad está sopesando la  incorporación de un conserje en su edificio no dude en contactar con nosotros, estaremos encantados de informarle.

Recommended Posts

Leave a Comment